Los Mejores Restaurantes Italianos Nuevos en Los Ángeles

Pepperoni pizza en Cosa Buona | Foto de Joshua Lurie

La comida italiana ha sido siempre una de las comidas más populares de L.A., con restaurantes como Marino de Dan Tana, y Valentino funcionando por varias décadas y líneas consistentes en Bay Cities Italian Deli. La llegada de restaurantes como el Bestia, Chi Spacca y Sotto han aumentado el interés en comida italiana regional y conceptos que mezclan géneros. Descubre 10 de los más interesantes restaurantes italianos nuevos de L.A.

Rossoblu



La secuela del Sotto del chef Steve Samson y su esposa Dina hacen honor a la herencia boloñesa de su madre. Ellos se hicieron camino con el Rossoblu en el Mercado Sur de la Ciudad, un joven complejo en el Distrito de la Moda del Centro de L.A. Un patio se convierte en un salón comedor elevado y una barra con un gran mural y una cocina abierta. El enorme corazón del Rossoblu quema madera de almendra y pareciera que baña de magia todo lo que el humo toca. Rechonchas ostras son asadas en su concha mientras se baña con mantequilla café, salvia, queso parmesano, limón, y migajas. El Rossoblu también tiene unos asombrosos platillos de pastas a la boloñesa. El Tortellini en caldo es un clásico con puerco, pollo, mortadella, Prosciutto di Parma and Parmigiano Reggiano, empanaditas servidas en caldo de pollo y res, con queso parmesano para espolvorear. La tagliatelle al raga boloñesa de Nonna haría que la abuela estuviera orgullosa, con un rico estofado de res, puerco, y no mucha salsa de tomate bañando la delicada pasta. El segundo platillo es muy grande, para compartir. Elige tu parte del cerdo favorita para asar, ya sea que prefieras costillas, lomo, pata o cabeza. Langostinos dulces asados de Santa Bárbara, cuando están en temporada, son también deliciosos. Para terminar, considera el pastel de chocolate del Westin, que viene aderezado con gelato de moras, nueces con jarabe, y chocolate Valrhona Manjari a 64% de Madagascar.

Cosa Buona



El chef Zach Pollack co-fundó el Sotto y convirtió el Alimento (que fácilmente podría estar en la lista en un restaurante obligatorio para visitar cerca de la Reserva de Silver Lake. El Cosa Buona es una secuela al anterior con sólo 45 asientos en Echo Park. Pollack se desvía del norte de italia para ofrecer clásicos italo-americanos. Palitos de mozzarela ahumados con centros derretidos y crujientes cortezas en sabrosa salsa marinara. Las alitas de pollo vienen ligeramente bañadas en salsa Zach’s Red Hot para hundirlas en dip de Gorgonzola. La pizza se separa después de cocinarla en un horno Stefano Ferrara a leña. La versión con rebanadas de pepperoni crujientes, mozzarella y parmesano es genial. También lo es la pizza con salchicha picante que tiene mozzarella, hoja de mostaza y chile. El sándwich de pollo parmesano del Cosa Buona es una obra de arte, con muslos jugosos fritos junto con prosciutto Tamworth, mozzarella, Provolone, salsa roja, y albahaca sobre un pan suave. El Cannoli Siciliani es propio para terminar, con caparazón de chocolate oscuro crujiente, ricotta dulce, naranja, y pistaches molidos en ambos lados.

Cento Pasta Bar en el Mignon



Avner Levi trabajó para líderes de la comida italiana como el Bestia y el Sotto antes de abrir un concepto de almuerzo sin tonterías llamado el Cento Pasta Bar en el Mignon, en el Centro de L.A. Siéntate en las mesas de mármol o la barra de madera, ambos iluminados con candelabros colgantes. Pastas italianas secadas al aire y pastas frescas hechas a mano cambian con la temporada y los caprichos de Levi. Dependiendo en la época del año, podrías encontrar riccioli, pasta de tornillos con chícharos. Espagueti rosa betabel con queso de cabra, cebollín, y semillas de amapola, es bastante cercano a un platillo insignia. Cuando Levi se siente lujoso, sirve espagueti con langosta y uni. EL crostini es usualmente la única opción sin pasta, que se sirve con aguacate o hígado de pollo.

Felix Trattoria



Justo cuando parecía que Abbot Kinney podría flaquear, el chef Evan Funke y su asociada de Toronto, Janet Zuccarini abrieron el Felix, reencendiendo una esquina que tuvo al Joe’s por dos décadas. Un bullicioso bar y dos cenadores flanquean las cocinas gemelas, incluyendo un cuarto con frente de vidrio donde las pastas se hacen a mano. Las pastas se derivan de cuatro regiones distintas de Italia: Le Paste del Nord, Le Paste del Mezzogiorno, Le Paste del Centro, y Le Paste delle Isole. Tienen platillos llamativos como orecchiette (pasta de orejitas) mezclado con salchicha sugo, broccoli, y peperoncino espolvoreado con Provola. El trofie es una pasta maravillosa de forma de tornillo bañado con pesto genovés y queso parmesano. El Mezze maniche alla Gricia involucra tubos enormes embarrados con guanciale, pimiento negro, y Pecorino Romano DOP.

Felix se especializa más que en pasta. Las pizzas se impregnan del humo de madera de roble. Para el segundo platillo hay saludables proteínas como falda de res, pollo y pez espada. El antipasto puede incluir porri bruciati, cebollitas asadas en forma de bobinas y aderezado con pepperoncino, ajo, menta y bottarga; y cicoria, una ensalada de achicoria con dátiles dulces, alcaparras, piñones, y Pecorino. No importa que, ordena sfincione, una focaccia Siciliana esponjosa sazonada con romero, sal de mar, y aceite de oliva.

L.A. Woman pizza en Jon & Vinny's | Instagram de @thestaceysun

Jon & Vinny’s



Jon Shook y Vinny Dotolo ya tenían éxito con restaurantes como el Animal y el Son of a Gun antes de poner sus nombres en letreros luminosos en Fairfax Village. Estos chefs nombrados como Mejores Nuevos Chefs de Comida y Vino en 2009 convirtieron un sucio local de pizzas del vecindario en un destino soleado con madera de pared a pared y una tienda de vinos de su asociada Helen Johannesen en la parte de atrás. Sirven desayunos, comidas y cenas italiano-americanas todos los días (que no es poca cosa) además de unas de las mejores nieves de chorro en L.A., y una tentadora vitrina de postres. el desayuno es fuerte, con cosas como hot cakes con mantequilla, avena Kenter Canyon, y espagueti a la carbonara con pasta hecha a mano, pancetta y pecorino. El almuerzo y la cena atraen incluso más la atención. Tienen creativas variantes de platillos tradicionales como el puerco a fuego lento en salsa marinara, albóndigas de ternera y res servidas con queso ricotta de la casa y suficiente pan de ajo. El espagueti viene cargado con salsa boloñesa de seis horas y queso parmesano. Las pizzas con deliciosas cortezas masticables son muy populares. Kanye West (Yeezy) ha comido en el restaurante, y la pizza con su nombre, la Ham & Yeezy que tiene salsa de vodka, cebolla morada, queso caciocavallo y mozzarella ahumada, es todo un éxito. También lo es su pizza L.A. Woman con una generosa porción de burrata en cada rebanada.

Pasta Sisters



Paola Da Re, nativa de Padua, su hijo Francesco y sus hijas Francesca y Georgia están atados por una tradición italiana en el Pasta Sisters, su café de Arlington Heights. Hacen pasta usando la receta de la abuela a la vista de los clientes, usando harina italiana. El tagliatelle, espagueti, ravioles, y más se pueden emparejar con una buena lista de salsas. Considera pesto con piñones, salsa de mantequilla y salvia salpicada con queso parmesano, o una picante arrabiata con tomate, ajo, aceite de oliva y hojuelas de chile. Los especiales pueden incluir espagueti con bottarga, hueva de mújol al ajo curada en sal, y aceite de oliva extra virgen. Entre los platillos sin pasta se encuentran la hermosa berenjena caramelizada a la parmesana y un risotto fuera del menú, preparado con lechuga molida, queso parmesano, mantequilla ligera, y vegetales. El panzerotti consiste de colzone fritos llenos de combinaciones como espinacas y ricotta o jamón y mozzarella y bañados en salsa de tomate. Francesco dice: “Nuestra misión es reeducar a la gente sobre cómo comer buena comida italiana de la forma correcta”. Esa misión va más allá de este sitio, ya que muchos de los ingredientes clave (y pastas) están disponibles para comprar por separado.

Pizzana



Brentwood ya estaba lleno de restaurantes italianos, pero el Pizzana aun así se las arregla para resaltar. Los fundadores del Sprinkles Cupcakes, Candace y Charles Nelson, hicieron equipo con Chris y Caroline O’Donell en esta pizzería de estilo napolitano. Crearon un elegante sitio con un pequeño patio, un espacioso comedor, y un horno de leña con azulejo negro que quema roble blanco. Contrataron a la chef nativa de Nápoles, Daniele Uditi. La pizza es claramente el plato estelar, con una masa fermentada por dos días chamuscada en los lugares adecuados. Harina orgánica molida con piedra, tomates de San Marzano y fior di latte mozzarella vienen todos de Italia. Su clásica Margherita es fantástica, pero el fuerte del lugar son los ingredientes atípicos. Considera el Pignatiello, cargado de carne deshebrada de res “Sunday Gravy”, fior di latte, crema parmesana, y albahaca. Abalánzate por su especial cacio e pepe si lo tienen, que tiene queso parmesano y pimienta negra quebrada. Los mejores antipastos incluyen puerco a la leña, cordero y albóndigas de res; y corazones de alcachofas quemadas con alcachofas bebé fritas, piñones tostados, queso parmesano, y citronette de limón. Nelson es una leyenda de los panquecitos, pero sus habilidades culinarias van más allá. Su pastel de chocolate es un pastel de aceite de oliva y chocolate amargo untado con ganache de chocolate y servido con una bola de nieve de vainilla y biscotti desmoronado.

The Ponte



Este sitio tuvo un cambio completamente italiano en 2017. Stephane Bombet, la última asociada del Terrine, se alió con el chef neoyorquino Scott Conant en este refinado restaurante italiano., contratando a su teniente de largo tiempo del Scarpetta Freddy Vargas para servir como chef ejecutivo. El espacio gira alrededor de un árbol Bischofia javanica en el patio, pero el bar y el cenador también siguen siendo bastante bulliciosos. Los candelabros se asemejan a espagueti seco de mediados de siglo, que hace honor a la pasta hecha a mano en el lugar. El famoso espagueti al pomodoro de Conant regresó, aunque también tienen otros platillos que valen la pena. El torchietti alla vongole negro cuenta con pasta de tornillos con almejas, chiles de Fresno, tomates cherry, y albahaca. Los langostinos a la leña son incluso mejores gracias a la mantequilla de chile calabrés, servido en una cama de farro risotto en tinta de calamar. Sus albóndigas de cordero y puerco son de las mejores en la ciudad, plantadas en pudín de sémola con brócoli rabe pesto. Comienza o termina con los cocteles del bartender Ryan Wainwright, tal vez una prueba de Negronis.

Union



Bruce Kalman y Marie Petulla han convertido una callejuela de la Vieja Pasadena en todo un destino con este restaurante italiano que ha probado saber complacer al público. Parte de su encanto probablemente venga de su transparencia y su toque personal. Cada miembro de la cocina aparece al fondo del menú. Granjeros locales y mercados cercanos agracian el pizarrón del salón comedor. Incluso educan con imágenes de pasta como el garganelli (tubos) y farfalle (moñitos). El bucatini (espagueti hueco) hecho a mano preparada estilo cacio e pepe es un éxito, que incluye Pecorino-Romano y pimienta negra y un huevo de 63 grados.
El Spaghetti alla chitarra cuenta con pasta cortada con una herramienta que se parece a las cuerdas de una guitarra, tomate de San Marzano, ajo y chile de Fresno. Ya que la gente no puede vivir sólo de pasta, también sirven sabrosas ensaladas y platillos con vegetales que están en la sección “Field” del menú y puede incluir pequeñas joyas como la drupa asada, crutones, dukkah, y aderezo de semillas de amapola crème fraiche. Platillos principales saludables incluyen pollo asado, cortes de cordero, o porchetta.

Uovo



Los co-fundadores de SUGARFISH y el KazuNori, Lele Massimini y Jerry Greenberg se han comenzado a diversificar en Santa Mónica. Cerca del Paseo de la Calle 3a, Greenberg se trajo el favorito del Ojai Burger, la HiHo Cheeseburger e hizo equipo con los romanos Massimini y su hermano Carlo, así como con Lowell Sharon para abrir el Uovo. Su concepto de comida italiana es estelarizado por pasta cortada hecha en Boloña usando huevos con yemas de vívido color rojo. El elegante espacio se parece al diseño del KazuNori, con madera reclamada, una cocina abierta y un mostrador largo. El menú se divide la pasta en Roma, Boloña y Classiche. De Boloña, considera el tagliatelle al ragú con tiras al dente con una mezcla de puerco molido y res. El tortellini in brodo es otro clásico del estilo boloñés, con pequeños tortellini de de res y puerco sumergidos en caldo de vegetales, pollo y res. El tonnarelli se lleva bien con el cacio e pepe, una rica mezcla de Pecorino y pimienta. El Tonnarelli alle vongole es una receta familiar de Massimini con almejas y chile rojo espolvoreado. También sirven ravioles con rellenos como ricotta, alcachofas frescas y “carne”.