Los Mejores Restaurantes en el Centro de Los Ángeles

Charcutería | Foto cortesía de Bestia, Facebook

La Revista GQ ha llamado al Centro de Los Ángeles como “la Siguiente Gran Ciudad de América” y “el mejor nuevo centro en América”. El Centro de L.A. ciertamente ha avanzado mucho en los últimos años. Ya había excelentes lugares para comer anteriormente en el Centro antes de su actual renacimiento, pero las opciones eran limitadas. Ese ya no es el caso, ahora que aclamados chefs y restauranteros visionarios han creado una emocionante escena gastronómica en el Centro de L.A. Con tantos restaurantes abriendo en el Centro, decidir dónde comer puede ser una elección difícil. Lee nuestra guía a los más novedosos restaurantes y lugares de comida clásicos del Centro de Los Ángeles.

Foto cortesía 71 Above

71 Above Restaurant Skylounge



Ubicado a 950 pies de altura, 71Above es el restaurante más alto al oeste del Mississippi. Ofrece cocina de altura estilo Americano del chef Chef Vartan Abgaryan, Above 71ofrece impactantes panorámicas del océano, desde Malibu hasta Laguna Hills, junto con espectaculares vistas del Valle de Los Ángeles y las montañas que lo rodean.

Además de las magníficas panorámicas, 71Above fue diseñado para proveer una gran variedad de experiencias para cenar. Los comensales pueden escoger cenar en el bullicio del bar o en el salón comedor principal. Las mesas del chef tienen vista de la cocina abierta y un área semi privada en la que pueden tener un ambiente más tranquilo e íntimo.

Para los que están buscando total privacidad, 71Above ofrece salones privados, uno grande y dos pequeños con vista hacia el Dodger Stadium

Foto cortesía: Vespaio Restaurant

Vespaio



Vespaio, el restaurante del chef Agostino Sciandri se encuentra ubicado justo a un lado del museo de arte contemporáneo The Broad, con un estilo casual y multicolor, con acentos de vidrio y sillones de piel. Ofrece cocina estilo Toscano que han hecho famoso al chef Sciandri: pizzas en horno de leña, cremoso risotto, sorbetes de limón y los tiernos cortes de carne Wagyu.

El Gastrobar Badmaash Indian



En hindi, la palabra “badmaash” más o menos se puede traducir como “rudo” o travieso y desastroso. También es el nombre de un gastrobar Indio que fue abierto en 2013 por el chef Pawan Mahendro y sus hijos Nakul y Arjun. El moderno interior tiene una pared de doble altura que está cubierta de líneas de brillantes colores. El estilo multicultural de Pawan está agrupado en las categorías Bombay Street Cart, Tandoori Clay Oven y “#FoodPorn”. Las papas fritas con pollo tikka le da al platillo canadiense un giro de estilo indio, sirviendo papas fritas en masala aderezado con pollo tikka y queso mozzarella, y con un poco de gravy. Otro esencial es la hamburguesa de cordero con especias y cebolla morada, lechuga bola, tomate roma, cilantro y mayonesa con paprika, todo en un pan brioche de Breadbar. Los platillos tradicionales incluyen el Clásico Pollo a la Mantequilla, y el Good Ol’ Sag Paneer. La comida india y la cerveza se llevan bien, y el Badmaash ofrece una selección que incluye Cerveza Blanca de India (IPA), otras cervezas blancas y de trigo. También hay vino y sodas indias “directo del terruño”.

Bestia



En un post de Facebook reciente, el columnista del New York Times (y antiguo crítico de comida del diario) Frank Bruni, puso una nota sobre la Bestia: “Adoro el espacio y la extensión del lugar y todos los pequeños platillos que tuvimos, especialmente la médula, servida con un tipo de de espinacas crujientes en lugar de tostado. Muy inteligente y delicioso. Y tienen excelentes spätzle vinos por copa, que no es tu típica y monótona selección de siempre”.

Anótale otra ganadora a Bill Chait, el restaurantero detrás de populares lugares como el Sotto Barrel & Ashes. Discretamente colocado en el Distrito de las Artes, el Bestia se encuentra en un espacio de uso mixto que se asemeja a un desgastado granero de metal. El interior industrial tiene una barra chapada en cobre y un horno para pizzas fabricado a mano. El programa de bebidas es cortesía de un antiguo colaborador de Chait, Julian cox. Ori Menashe, quien cocino con Gino Angelini por muchos años, ofrece un menú que va más allá de la típica comida italiana. El pulpo a la parrilla es emparejado con cálidas lentejas. El platillo estela de la charcutería tiene muchos excelentes salamis y otras carnes curadas hechas en casa y servidas en gruesas rebanadas de pan con aceite de oliva a la parrilla. Las pastas de excelente nivel incluyen al tierno agnolotti alla vaccinara con masa suave teñida con cacao, y rellena de cola de buey a las brasas, aderezado con piñones asados y pequeñas grosellas.

Bread Lounge



Este restaurante de Ran Zimon está localizado a la vuelta de la esquina del Bestia. Zimon ha estado vendiendo al mayoreo sus crujientes baguetes desde su lugar en el Distrito de las Artes por un par de años antes de decidir poner su propia tienda minorista con mesas de café y un patio enrejado en mayo de 2012. Laureado como uno de los mejores lugares en L.A. para conseguir pan, su espacio moderno y minimalista con pisos de concreto pulidos, un altísimo techo, y un aroma de harina y mantequilla en el aire. Además de los baguetes, hay también perfectos croissants y deliciosos Kouign Amann, una excelente alternativa al odiado pastel de frutas como regalo de navidad. Y hay sustanciosos sándwiches disponibles en una variedad de panes a tu elección. El “Plenty of Fish” es lo que sería tu sándwich de atún si se hubiera ido de vacaciones al mediterráneo: atún en cremosa mayonesa al ajo, con aceitunas negras en rebanadas, una embarrada de salsa harissa, gruesas rebanadas de tomate, y rúcula. Consíguelo con el clásico palillo de aceitunas, un rollito masticable que atraviesa varias aceitunas Kalamata.

Drago Centro



En el Drago Centro, el chef Ian Gresik sirve sofisticada comida italiana que es servida hermosamente, en un moderno escenario que vale igual para una comida de negocios como para una cita con clase. Gresik ofrece un menú de prueba fijo de cinco platillos por $75, con deliciosas porciones de atún soasado, fetuchini al vodka, y cachete y lengua de res. El menú del bar es uno de las mejores ofertas de comida en L.A., con comidas de $6 como las almejas de la costa oeste, una pizza margarita o de salchichas, y un plato de carnes frías. Para acompañar a la sobresaliente cocina, hay una interesante lista con casi puros vinos italianos, así como una selección de cocteles preparados, incluyendo el llamado “Sip your Caraway”, junto con creaciones de temporada.

KazuNori



Localizado en el Núcleo Histórico del Centro de L.A., el KazuNori es un nuevo concepto de Kazunori Nozawa, el fundador del floreciente grupo de restaurantes SUGARFISH. El KazuNori tiene una barra de 22 asientos y ninguna mesa (el minimalista interior fue diseñado por Glen Bell del Estudio DEX, quien diseñó muchos de los SUGARFISH, así como el Badmaash). Es el único restaurante en su clase, y ofrece un menú de una sola página de rollos maki: crujiente nori (alga) que envuelve arroz calientito con ingredientes como salmón, almejas de bahía, langosta, y por supuesto el distintivo de Nozawa, el cangrejo azul. Se pueden ordenar rollos maki y sashimi a la carta, mientras que los combos traen rollos en rodajas y sashimi. Para sacarle más provecho a tu dinero, puedes escoger un set de tres, cuatro o cinco rollos maki. El combo de rollos maki incluyen un rollo diario que alterna entre toro y atún aleta amarilla.

Orsa & Winston



Nombrado como uno de los 25 Mejores Nuevos Restaurantes en Estados Unidos por la revista GQ, el Orsa & Winston es la secuela del éxito previo del chef Josef Centeno en el Centro, el Bäco Mercat y Bar Amá. Localizado justo al lado de éste último, el Orsa & Winston es un escaparate de última generación para la presentación de los exquisitos platillos chicos multiculturales del chef Centeno. Aludido como un “omakase1 italiano-japonés”, los menús de prueba cambian diariamente y están disponibles con acompañamientos de vinos. Las opciones omakase incluyen 6 platillos a $80 por persona, o más de 10 platillos por $120. El Super Omakase es de $225 por más de 20 platillos; pero se requiere reservación con 72 horas de anticipación y sólo está disponible en el mostrador del chef.

WP24 por Wolfgang Puck



Este lugar es una perfecta oda a Asia, con espectaculares vistas de L.A. desde su percha en el 24º piso del Ritz-Carlton en Los Ángeles. Oscuro, sexy y glamoroso son las palabras clave aquí. El salón NEST tiene fantásticas cabinas con forma de jaulas, mientras que el comedor principal tiene accesorios en lo alto que parecieran rascacielos, confortables sillas de piel negra con toques dorados, y tres enormes cabinas doradas en forma de C. El menú del NEST ofrece una experiencia más casual. Elige de entre una amplia variedad de artículos de estilo asiático, incluyendo rollos de sushi, empanaditas, y bao (nikuman) de puerco, una versión más pequeña y abierta del clásico bollo relleno. Adentro de cada esponjoso pan hay una porción de rica y suave pancita de puerco con salsa china de miel y ajo.

LOS CLÁSICOS: BORDER GRILL



Incluso después de topos estos años, los restaurantes de Susan Feniger y Mary Sue Milliken se sienten tan actuales como el día en que abrieron. El Border Grill en el Centro de Los Ángeles no es la excepción. Con salpicaduras de brillantes colores y murales del tamaño de la pared, no es difícil sentirse festivo. Añade una buena margarita o mojito y la fiesta está garantizada. Los ceviches frescos son deliciosos, especialmente el estilo peruano y el de estilo Baja California. La primera es servida en hojuelas de plátano y con rebanadas de aguacate fresco; el segundo llega en una crujiente mini tortilla y es rematada con una cremosa mayonesa al ajo con cilantro. La opción Theatre Prix Fixe es un buen platillo para probar los favoritos. Contiene una muestra de los clásicos aperitivos, tu elección de entrada, y tu elección de postre.

LOS CLÁSICOS: GRAND CENTRAL MARKET



Visita el emblemático Mercado Gran Central a cualquier hora del día, y puedes tener una vista del pasado, presente y futuro de L.A. Abierto en 1917 y en operación continua desde entonces, el mercado de casi tres mil metros cuadrados contiene docenas de lugares que celebran la diversidad de culturas y cocinas en L.A. Mientras que los favoritos como el Cina Café y el Tacos Tumbras a Tomas continúan sirviendo a hambrientos comensales, una nueva generación de vendedores ha revigorizado el histórico mercado, incluyendo Belcampo, DTLA Cheese, G&B Coffee, Eggslut, Horse Thief BBQ, Sticky Rice, y Valerie at GCM. Entre los más recientes llegados están: Berlin Currywurst, Olio GCM Wood Fired Pizzeria, The Oyster Gourmet y Wexler’s Deli.

LOS CLÁSICOS: PHILIPPE THE ORIGINAL



Desde conductores de autobús hasta políticos, ya seas turista o un angelino de toda la vida, todos comen en el Philippe the Original. Todos comparten las mesas comunales y pasan las botellas apachurrables de mostaza. Si no estás muy a gusto rozando tus codos con los extraños, el Philippe puede no ser para ti. Pero para cualquier otra persona, incluyendo primerizos, este lugar se siente como un viejo amigo, con sus antiguas cabinas telefónicas en la entrada, aserrín en el suelo, meseros veteranos con uniformes sastre de estilo de los 50s y café de 45 centavos. Puedes ordenar una ensalada, pero en el Philippe se trata del French Dip. Es un sándwich clásico de res, con carne delgadas rebanadas de templada carne de res apilada en un suave rollo con forma de torpedo. También puedes pedir pavo o cordero. Pídelo sumergido una o dos veces, o con el jugo de la carne al lado. Añade algo de la ya mencionada mostaza. Si te queda espacio, prueba un gran pedazo de pay, tal vez moras con crema de chocolate. El Philippe tiene, sorpresivamente, una inteligente listita de vinos por copa (¿Qué tal un Merlot Frog’s Leap con el ese dip?).

LOS CLÁSICOS: SUSHI GEN



La multitud de gente acumulada afuera del Sushi Gen un día entre semana a las once y media de la mañana te permite saber que es uno de los mejores sitios para sushi en un área con docenas de lugares que valen la pena. Para evadir la inevitable espera para sus soberbios especiales de almuerzo, llega unos minutos antes de que abran, o después de la hora pico como a la una y cuarto de la tarde. La gran barra de sushi está reservada para aquellos que ordenan a la carta. Necesitarás una mesa si quieres ordenar uno de los especiales. El sashimi especial de $17 es excelente, y como todos los especiales, incluye una pequeña ensalada de repollo encurtido y pepinillos, cubos de tofu calientito con aroma a salsa de soya, y sopa misoshiro. La calidad del pescado es de primera y los cortes son generosos; nota las gruesas muestras de kanpachi y atún en el centro del plato. El pescado es bastante carnoso y con mucha mantequilla. Los pedacitos de atún cocido y salteado, que pareciera cecina de atún, son toda una revelación. Hay también cangrejo, atún picante, salmón picante y toro, servido hermosamente con un tazón de arroz calientito.