Descubre las Ciudades de Playa Sin Automóvil

Santa Monica Pier | Foto cortesía de red.dahlia, Flickr

Ningún lugar de Los Ángeles transmite mejor su estilo de vida saludable que las comunidades costeras. Así que es normal que un día de viaje por las ciudades playeras de Santa Mónica y Venice sea hecho de la forma más saludable posible, es decir, sin motores involucrados. Aquí hay un itinerario local que puede ser terminado en bicicleta, a pie o incluso en patineta.

Pasarás al menos seis horas a pie, o tres horas en bicicleta, durante este itinerario costero de todo el día. Lo indispensable para el viaje son zapatos cómodos o sandalias, protector solar y ocasionales descansos rehidratantes.

Métodos recomendados de transporte: Caminar o Bicicleta

Distancia total: 9 kilómetros.

Santa Monica Pier

El Muelle de Santa Mónica



Llega desde el centro de la ciudad en la línea Expo del Metro Rail o deja tu coche en uno de los estacionamientos municipales de la ciudad o en el Santa Monica Place, y enfílate hacia el oeste, a la orilla de la Colorado Avenue, en donde una caminata por el puente del emblemático Muelle de Santa Mónica te dará fantásticas vistas de la Bahía de Santa Mónica. Al pie del muelle, que abrió desde 1909, se encuentra su histórico carrusel.

El Acuario del Muelle de Santa Mónica



Para los niños, el Acuario, que está abierto todas las tardes y sirve como centro educativo para Heal the Bay, ofrece interactivas oportunidades de aprender sobre más de las 100 especies de animales marinos y plantas.

Centro Recreativo de la Playa Venice



Justo al sur del Muelle de Santa Mónica, comienza tu caminata hacia el Ocean Front Walk, o ve en bicicleta de alguno de los locales de renta localizados cerca del camino costero. En la orilla de Venice, el mundialmente famoso Paseo Frente al Mar (también conocido como “el paseo tablado”) te da la bienvenida con una colección de lugares donde escoger, entre vendedores, tiendas, restaurantes, lugareños y excéntricos tales como el legendario patinador con turbante, el guitarrista Harry Perry.
Después de unos 3 kilómetros de vista escénica llegarás al Venice Beach Recreation Center, y a la mundialmente famosa Muscle Beach, donde el fitness continua con todo en los aros, las barras y demás equipo de ejercicio. El famoso Venice Skate Park se encuentra cerca de ahí. También, no olvides pasar por las canchas de basquetbol donde fue filmada la película “Los Blancos no saben Saltar”.
En Windward Avenue, justo al este del paseo tablado, se encuentra la histórica Colonnade que es un recordatorio arquitectónico de la inspiración italiana de principios del siglo XX de la comunidad.

Venice Canals



Desde Windward y Pacific, ve al sur por ésta última unos cuatrocientos metros hasta los históricos Canales de Venice. Cercados por Pacific Avenue al oeste, Venice Boulevard al norte, Ocean Avenue al este y la 28th Avenue al sur, estos canales hechos por el hombre, que fueron cavados en 1905, pueden ser explorados a pie o en bicicleta.

Abbot Kinney

Abbot Kinney Blvd.



Unas cuadras al noreste de los canales, se encuentra el Boulevard Abbot Kinney, recientemente llamada la “Mejor Cuadra de América” por la GQ Magazine. Llamada así por el fundador del Venice, este tramo de un kilómetro y medio de largo ofrece decenas de boutiques, cafés y otras tiendas desde el Venice Boulevard al sur hasta Main Street al norte. Los mejores restaurantes por esa calle son los siempre favoritos Joe’s y la aclamada Tasting Kitchen.

Primary image for Santa Monica Farmers Market

El Farmers Market en Santa Mónica



El lado norte del Abbot Kinney conecta con Main Street, la que ofrece a Santa Mónica su propia versión de la vibra urbana-playera. Esta calle también cuenta con tiendas, restaurantes y un bullicioso Farmers Market los domingos que incluso tiene paseos en poni para los niños.

Santa Monica Place



Toma la Main Street al norte unos 800 metros, pasa el Ayuntamiento de Santa Mónica, y termina en el Santa Mónica Place, el cual fue rediseñado de ser un centro comercial cerrado a un fabuloso centro comercial al aire libre con una terraza de restaurantes desde la que se aprecia la brisa del mar.